serie

 

Concurso 100 minirelatos de amor y un deseo satisfecho

LETRA_N_2.html

7.- CORTEJO


Romántica

Una mirada, sólo eso había bastado, y aquellos labios secos y muertos volvieron a curvarse en una sonrisa sincera. A sus ojos, del color del cielo de septiembre, llegó el brillo de la esperanza. Su corazón, en un redoble agitado, resurgió de las cenizas a las que había sido confinado.

     —Sólo es una rosa, señorita Bree —dijo con galantería el caballero que se erguía ante ella—. No sé si merezco tal reacción de su parte.

     Sus largas pestañas negras se desplegaron en un gesto coqueto cuando alzó la mirada hacia él, una mirada con una fuerza y una seducción jamás vista por otros ojos.

     —Quizá ahora sea el momento correcto para invitarla a bailar.

     —Quizá... Quizá sería un buen momento para que una dama luzca una rosa roja.

     Y Bree aceptó la mano de aquél del que ni siquiera sabía su nombre.


Victoria B.



Recuerdo perfectamente el día en que nos conocimos. Tú llevabas aquella horrible chaqueta de pana y yo iba de azul marino. Éramos tan diferentes... Sin embargo, me enamoré perdidamente de ti.

Desde entonces, nuestra relación no ha sido fácil.

Siempre nos veíamos a escondidas, pero esos encuentros furtivos no hacían más que acrecentar nuestro amor. Ahora, años después, estrechamos nuestras manos ante las cámaras. Cuando siento el roce de tu piel, me cuesta mucho fingir que somos rivales, pero creo que lo mejor es seguir ocultando lo nuestro.

«¿Qué dirían en el partido?», pienso mientras deposito la papeleta en la urna.

Afortunadamente, el voto también es secreto.

 

Francesc Barberá Pascual

8.- VOTO DE SILENCIO