serie

 

Concurso 100 minirelatos de amor y un deseo satisfecho

LETRA_N_2.html

9.- MARCADA


Romántica

Marianne despertó y perezosamente extendió su brazo hasta tocar el lado opuesto de la cama. Estaba vacío. Se incorporó rápidamente y lo buscó por toda la habitación… No había ni rastro de él. Se levantó de un salto y corrió hasta la ventana; las sombras negras de la noche parecían haberse confabulado en su contra y no pudo ver nada.

Su corazón comenzó a latir vertiginosamente dentro de su pecho cuando finalmente distinguió una silueta que se alejaba por el sendero hacia el bosque.

No había sido un sueño; él había estado en aquella habitación, en su cama, haciéndole el amor. Se llevó una mano a la garganta y se estremeció de pies a cabeza cuando descubrió las dos pequeñas incisiones en un costado de su cuello, tan reales como el olor a hombre y sudor que aún llevaba en su piel.


Breeze Baker




Existo desde el mismo instante que naciste.

     Vivo en ti y no nos entendemos.

     Esperas que te dé aliento y la certeza de que no te equivocas conmigo. Te engañas con excusas cuando en el fondo sabes que sin pretenderlo me buscas, que te mueres por hallarme.

     Qué cruzada tan ardua se me antoja luchar contra sentimientos de negación para que mi voluntad prevalezca.

     Bastante tengo con soportar la pérdida de batallas desvanecidas y saborear la hiel de la derrota.

     No soy infalible, y muchas veces se me condena al olvido y al desdén, aunque nunca me rindo.

     Si gano, me felicito. Si pierdo, me resigno.

     La semilla está sembrada.

     Yo solo llamo a la puerta.

     Atravesar el umbral es cosa tuya.

     Pero si me aceptas, soy la esencia que alimenta tu espíritu.

     ¡Qué grande es ser el Amor!


Rosana Briel

10.- SÍ, SOY YO